Astroturismo: mirando a las estrellas

Telescopio

Fuente: Luca Argalia

Sube la cabeza. Mira hacia arriba. ¿Ves las estrellas? ¿No? Una de dos: o es de día, o vives en una ciudad. Si se trata de lo segundo, quizá te hayas dado cuenta de que resulta muy difícil observar el cielo en toda su magnitud: millones de estrellas y constelaciones que se extienden hasta el infinito. ¡Y con tanta contaminación lumínica nos las perdemos!

Pero hay quien se preocupa por el asunto. La Fundación Starlight, organismo avalado por la UNESCO y la Organización Mundial del Turismo, considera que poder mirar las estrellas debería ser considerado patrimonio científico, cultural y medioambiental, y avala destinos y alojamientos con sus Certificaciones Starlight. Éstas acreditan que los lugares disponen de las condiciones lumínicas adecudadas para poder observar los astros sin problemas. Y, de paso, hacerte preguntas trascendentales sobre la vida, como siempre ocurre en esas ocasiones.

A esta forma de viajar se le ha dado el nombre de Astroturismo, y también suele conllevar, aparte de la observación del cielo, actividades de divulgación científica sobre temas astronómicos, que muchas veces son poco comprendidos. De momento, varias zonas y destinos han obtenido estas certificaciones en España, como por ejemplo el Teide, los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama, el Montsec, Gredos Norte o Sierra Morena.

Prueba a visitar uno de esos destinos. Sube la cabeza. Mira hacia arriba. ¿Ahora sí ves las estrellas? ¡Cuidado, no te choques con alguien!