El Desierto de La Palma, en Castellón

Hasta ahora cuando pensabas en un desierto, te imaginabas kilómetros y kilómetros de tierra desértica, con arena y ausencia de verde. Eso será hasta que oigas hablar del Desierto de La Palma, en Castellón, un parque Natural que ocupa municipios como Benicassim, La Pobla de Tornesa, Castellón de la Plana, Cabanes y Borriol.

Desierto de la Palma (Castellón)

Precisamente por no ser un desierto tradicional, podrás encontrar en su interior muchos lugares de interés que visitar. Uno de ellos es el Pico del Bartolo, el lugar más alto de este parque, con 729 sobre el nivel del mar. Pero esta altitud va variando  a medida que se avanza por el terreno, llegando a descender hasta 330 metros.

Otro lugar que enamora es el Castillo Viejo. Se encuentra en la ciudad de Castellón de la Plana. Muy cerca de él cada año desde 1378, fecha en la que se conquistó esta tierra se conmemora el nacimiento de este lugar con una multitudinaria romería.

Pero no sólo la vegetación y los monumentos son capaces de enamorar a sus viajeros. Los amantes de los animales tienen en este desierto el perfecto lugar para descubrirlos. La fauna que habita en su interior ha llegado a registrar más de 120 especies de aves entre los que se encuentran el gavilán, el halcón peregrino, el cuervo o el roquero solitario. Aunque también hay espacio para los mamíferos. El jabalí, la ardilla o el erizo son algunos de los ejemplos más representativos del Desierto de la Palma.

Las fuentes del Parque Natural también constituyen un gran atractivo turístico. Normalmente se recorren en excursiones de unos siete kilómetros en los que llegan a haber hasta 200 metros de desnivel. Espacios naturales como la Font de Sant Josep, la de Sant Roc o la de Tallada permiten vislumbrar imágenes únicas a las que parece no haber llegado la mano del hombre.