Deportes de interior, ¿cuál practicas tú?

Se aproximan las navidades y las oportunidades de ocio no se incrementan, sino que  nosotros disponemos de más tiempo para poder hacer cosas que en cualquier otra época del año nos resultarían impensables. Muchos viajeros aprovechan para viajar al interior de España, y al mismo tiempo que descubren una zona desconocida hasta el momento, practican actividades que su día a día o sus ciudades no les permiten hacer.

Espeología

Hablamos cómo no, de deportes de aventura en la montaña o en el agua, que ponen la adrenalina de muchos de ellos al límite, experimentando sensaciones que nunca antes habían vivido. Lugares como los Picos de Europa permiten practicar la escalada por numerosas vías y colinas, para los que se necesitará emplear toda la fuerza y la energía que tengas en tu cuerpo.

En el interior de Alicante los viajeros apasionados por el riesgo encontrarán actividades para practicar tanto en la tierra, como en el agua o el aire. Empezando por el primero, el barranquismo, la espeología (rutas por el interior de las cavernas) o el senderismo animan a muchos a ir hasta Alicante para pasar unos días de aventura. Tanto para los pequeños como para los más mayores, dar paseos en globo es un sueño que, ahora, podrás hacer realidad. Por algo más de 100 euros es posible viajar por el aire disfrutando de unos paisajes maravillosos.

La Sierra de Albarracín es famosa por el nacimiento del río Tajo, pero también por la multitud de actividades que podréis disfrutar en ella. Por las condiciones del terreno, los aficionados a la bicicleta encontrarán aquí el perfecto lugar donde poder disfrutar de unas jornadas subidos a lo alto de su vehículo preferido. Mientras, también tendrán la posibilidad de contemplar unas hermosas imágenes hacia la sierra, donde el color verde se convierte en el auténtico protagonista del paisaje. Además de las rutas que podrás recorrer tú como quieras, también hay una serie de concursos y competiciones a lo largo de todo el año en las que, inscribiéndote previamente, podrás participar.

Comienza la temporada de caza

Es un hecho que el otoño ya está con nosotros. Empezamos a notarlo en las temperaturas y en la longitud de los días. Si hace unos meses nos levantamos con el día bien amanecido y a las 10 de la noche todavía continuaba siendo de día, esto ha cambiado, y además de una forma bastante acelerada. Damos la bienvenida a los abrigos y a los días cortos.

Caza

Para muchos será un disgusto, aunque para otros significa la apertura de la veda de caza, una actividad que reúne cada año a miles de cazadores por todo el campo de España. Precisamente esta actividad cinegética se convierte en un reclamo turístico para muchos viajeros. Poder acompañar a los cazadores a primera hora de la mañana en este hobbie es cada vez un reclamo más solicitado no solo por habitantes de ciudades, sino también por los propios lugareños de pueblos y municipios más pequeños.

Muchos lugares de España son protagonistas de la caza, pero especialmente la zona del centro peninsular tiene una marcada cultura “cacera”. Por eso es interesante acompañar a los cazadores durante un día y ver en qué consiste esta tradición que se conserva desde hace cientos de años.

El día para un cazador comienza a primera hora, cuando “las calles ni están puestas”, cuando al sol todavía le quedan algunas horas para despertar. Reunidos todos, se toman su particular cafetito para entrar en calor y tras unos minutos de parloteo, cada uno coge su coche (normalmente furgoneta, para luego cargar los premios) y se adentra en el interior de la naturaleza, del campo. Allí en grupos o individualmente comienzan con la matanza, una tradición que suele durar hasta medio día.

Los animales que durante estas fechas se convierten en el objetivo de las escopetas son los conejos y las liebres principalmente, aunque también las palomas a veces llaman la atención de estos cazadores.

Una vez terminada la jornada de caza del domingo, la materia obtenida se pone en conjunto y se reparte, pues no siempre cada cazador quiere toda su adquisición y prefiere dársela a algún compañero para que no acabe desperdiciándose.

Si te gusta el campo, no dudes en asistir a una de estas actividades que se producen en el campo, lo que ocurre alrededor de ella es una auténtica liturgia.

Destinos rurales, preferencia vacacional

El turismo rural cada vez está más presente en nuestras vidas. Cuando planeamos con amigos, con la pareja o la familia una escapada de fin de semana, en lo primero que pensamos es en el campo, la naturaleza, los animales, el relax. Es precisamente esto último, el relax, lo que nos invita a decantarnos por este destino. La calma, el silencio, el descanso, la tranquilidad son las primeras razones que nos llevan a elegirla.

Descansar en la naturaleza

No importa la edad del viajero, el medio ambiente siempre se encuentra entre las preferencias de jóvenes y mayores. Podría decirse que como marcan los juegos, la naturaleza es apta para personas de 8 a 80 años. ¿Por qué? En primer lugar porque el campo da la posibilidad de contactar con un medio al que normalmente no estamos habituados. Los grandes pueblos y las ciudades no dejan tiempo para relajarnos, y el campo es la mejor opción para entrar relacionarnos con gente del lugar, con los animales que viven en este espacio, practicar todo tipo de actividades que nos ayudarán a regresar con mejor humor al trabajo, al colegio.

Para los más mayores, la naturaleza les lleva a rememorar época pasadas, donde los ruidos de los coches y las industrias eran prácticamente nulos. Significa volver a sus antepasados de silencio y tranquilidad, a los pequeños pueblos donde todo el mundo se conocía y guardaba estrecha relación.

Lo rural está ganando espacio a las ciudades, un espacio que cada vez tiene más éxito en las vacaciones de verano.