El Presidente que prefería el campo

Ser presidente del Gobierno no debe de ser una tarea fácil, y menos en estos tiempos tan caóticos que nos ha tocado a vivir. Mariano Rajoy será recordado como el presidente de la crisis, ya que le ha tocado lidiar con uno de los momentos más complicados por los que ha pasado nuestro país desde los tiempos de la Transición. Dicen que 4 años de legislatura son suficientes para envejecer a un ritmo vertiginoso. El estrés y la pesada carga que soporta el jefe del ejecutivo terminan pasando factura, por lo que un presidente debe saber elegir cómo gestionar tanto su trabajo como su tiempo libre.

En este sentido podemos decir que tenemos un presidente que prefiere la tranquilidad y el sosiego de los ambientes rurales antes que los bullicios y aglomeraciones propias de las zonas costeras. Así lo expresó hace ya unos años cuando cambió la playa por el campo, renunciando a pasar sus vacaciones de verano en su residencia de Sanxenxo, junto al mar, para mudarse a una bonita casa rural en la localidad pontevedresa de Ribadumia.

Ya son tres veranos seguidos los que ha pasado en este enclave privilegiado, estableciéndolo como su lugar preferido para descansar y desconectar de la difícil tarea de gestionar un país como España. La casa tiene 3.200 metros cuadrados de jardín con una impresionante piscina, y su precio es de 270 euros por día, un lujo que pocos se pueden permitir. No obstante, una de las razones por las que Rajoy decidió cambiar su residencia vacacional fue por un asunto de seguridad; la comitiva que le acompaña para garantizar su seguridad no es pequeña. La elección también estuvo condicionada por la necesidad de moverse a sus anchas sin tener que verse abordado constantemente por los más curiosos; al fin y al cabo, se trata de sus vacaciones.

Uno de los puntos fuertes de la zona, y que fue uno de los motivos por los que Mariano Rajoy eligió aquel lugar, es la existencia de largos caminos y rutas por los que poder caminar y disfrutar de la naturaleza, y ya sabemos lo mucho que le gustan a nuestro presidente las grandes caminatas; es capaz de recorrer más de 10 kilómetros cada mañana: para ser Presidente hay que estar en forma, no cabe duda.

La incógnita que se nos presenta en este año turbulento que acaba de comenzar es si este verano volverá a escoger el mismo destino. Su cargo actual es de “Presidente en funciones”, y de aquí a la época estival tienen que suceder muchas cosas. Esto podría entorpecer sus vacaciones, ya que aún está por ver si repetirá o no legislatura.

¿Quién sabe? Quizá, dentro de unos meses, Mariano se vea con más tiempo libre para dar esos largos paseos que tanto le gustan.

La polivalencia del Macizo del Montgó

La provincia de Alicante es uno de los destinos preferidos por españoles y turistas extranjeros para pasar los calurosos días de verano. Lugares como Benidorm son famosos en toda Europa por sus playas. Sin embargo, Alicante tiene también lugares donde pasar grandes días de turismo rural.

Allí se encuentra, precisamente, uno de los lugares que más me gusta visitar a la hora de hacer turismo rural. Se trata del Parque Natural del Macizo del Montgó. Para haceros una pequeña introducción os diré que se encuentra situado en un bello enclave natural entre las Cordilleras Béticas, ya que está situado en sus últimas estribaciones, pero a la vez muy cerca del mar. Un hecho que podemos ver en la cercanía a pueblos que reciben a numerosos turistas de playa como, por ejemplo, Denia.

montgó

Una de las causas por las que me encanta este sitio es por la gran diversidad de actividades que podemos realizar en él. La más destacada, como no, el senderismo, aunque dado la dificultad de algunas partes del terreno más bien se trata de trekking. Pero también podemos realizar montañismo, escalada, barranquismo o mountain bike, entre otras actividades.

Sin duda lo más destacado de este bello paraje son sus cuevas. Utilizadas ya como abastecimiento de agua en la época de los romanos, cerca del municipio de Denia podemos hallar varias de ellas con paredes de arcilla piedras.

Y otro aspecto importante, podemos visitar también pequeños municipios y sus encantadores monumentos. Algunos de ellos son la ermita de San Juan, en Denia, la iglesia de San Bartolomé, en Jávea o el Castillo del Ocaive, en Pedreguer.

Por tanto, ya comprendéis porque me gusta tanto este lugar. Podemos hacer, a la vez, turismo de costa, rural, activo y cultural. Un cuatro en uno. ¿Os animáis a visitarlo?

Turismo por Gredos

La Sierra de Gredos es uno de los lugares naturales más importantes de nuestro país. Cuenta con una superficie de 3.600 kilómetros cuadrados repartidos por las provincias de Ávila, Salamanca, Madrid, Toledo y Cáceres.  Está enclavada dentro del Sistema Central. En Castilla León ha sido declarado lugar protegido al recibir la denominación de Parque Regional, siendo el único de toda la región junto con el de los Picos de Europa, en León.

Es una simple presentación de la Sierra de Gredos, uno de los puntos turísticos españoles más importantes. Uno de sus principales atractivos es la presencia del Pico Almanzor, el cual se eleva hasta los 2.600 metros de altura. Con la creciente importancia del turismo activo, este hecho hace que el atractivo de este lugar sea aún mayor. Y es que hay pocos lugares que aúnen de forma tan clara y espectacular el turismo rural y el activo.

Y es que, además de poder realizar montañismo y escalada gracias a la presencia de este Pico, se pueden realizar otros deportes como senderismo o rutas en bicicleta, a lo que hay que unir actividades como el paintball o parapente. Esto hace que sea uno de los lugares más recomendados.

 gredos-1

Otro de sus grandes atractivos, en mi opinión, el mayor de todos a nivel natural, son sus lagunas. Siete lagunas de gran belleza entre las que destacan la de los Caballoros y la Laguna Grande de Gredos. Amanecer en Gredos, abrir la ventana de tu casa rural y ver las lagunas con las montañas de fondo debería ser una obligación para todo ciudadano de este país. Pero, como no lo es, al menos, lo recomendamos.

Otro punto a favor de la Sierra de Gredos como destino rural es la cercanía a grandes ciudades como Ávila, Madrid y Toledo. Esto hace que podamos visitar monumentos como la Catedral y el Alcázar toledanos, las murallas abulenses o el Palacio del Escorial en Madrid. Todo ello a una distancia prudencial.

Si eres de los que prefiere visitar pequeñas iglesias o lugares de interés de los pueblos de los alrededores a la sierra les recomendamos los siguientes: los Toros de Guisando, el Monasterio de San Pedro Alcántara, la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en Candeleda, la ermita de San Nicasio, en el Real de San Vicente (Toledo) o la Plaza de Talaveruela de la Vera (Cáceres).

 Son nuestras recomendaciones, ¿qué lugares de la Sierra de Gredos nos recomiendas tú?

IMAGEN: Viajespain.com

Deportes de interior, ¿cuál practicas tú?

Se aproximan las navidades y las oportunidades de ocio no se incrementan, sino que  nosotros disponemos de más tiempo para poder hacer cosas que en cualquier otra época del año nos resultarían impensables. Muchos viajeros aprovechan para viajar al interior de España, y al mismo tiempo que descubren una zona desconocida hasta el momento, practican actividades que su día a día o sus ciudades no les permiten hacer.

Espeología

Hablamos cómo no, de deportes de aventura en la montaña o en el agua, que ponen la adrenalina de muchos de ellos al límite, experimentando sensaciones que nunca antes habían vivido. Lugares como los Picos de Europa permiten practicar la escalada por numerosas vías y colinas, para los que se necesitará emplear toda la fuerza y la energía que tengas en tu cuerpo.

En el interior de Alicante los viajeros apasionados por el riesgo encontrarán actividades para practicar tanto en la tierra, como en el agua o el aire. Empezando por el primero, el barranquismo, la espeología (rutas por el interior de las cavernas) o el senderismo animan a muchos a ir hasta Alicante para pasar unos días de aventura. Tanto para los pequeños como para los más mayores, dar paseos en globo es un sueño que, ahora, podrás hacer realidad. Por algo más de 100 euros es posible viajar por el aire disfrutando de unos paisajes maravillosos.

La Sierra de Albarracín es famosa por el nacimiento del río Tajo, pero también por la multitud de actividades que podréis disfrutar en ella. Por las condiciones del terreno, los aficionados a la bicicleta encontrarán aquí el perfecto lugar donde poder disfrutar de unas jornadas subidos a lo alto de su vehículo preferido. Mientras, también tendrán la posibilidad de contemplar unas hermosas imágenes hacia la sierra, donde el color verde se convierte en el auténtico protagonista del paisaje. Además de las rutas que podrás recorrer tú como quieras, también hay una serie de concursos y competiciones a lo largo de todo el año en las que, inscribiéndote previamente, podrás participar.

Deportes rurales

EscaladaEl medio rural es la mejor opción para hacer algunos deportes que sin embargo, en la ciudad sería imposible practicarlos. Es el caso por ejemplo del senderismo, el piragüismo o la escalada. Algunos para conocer el entorno y otros para poner la adrenalina al filo de lo imposible, pero todos pensadas para hacer pasar unos momentos inolvidables.

Senderismo: en nuestro país encontrarás rutas de todo tipo. ¿Te gustan las setas? Rutas micológicas. ¿Los edificios antiguos? Rutas por la arquitectura popular. Todo lo que quieras estará a tu alcance, sólo tendrás que elegir el destino y comenzar a navegar por la naturaleza, por el ámbito rural.

Piragüismo: para aquellos lugares con ríos, el piragüismo se convierte en una opción atrevida y refrescante. Cuando las altas temperaturas se adueñan de las zonas del interior los días se hacen eternos y tienes que estar refrescándote continuamente. Por eso qué mejor que practicar el piragüismo que además de mantenerte fresquito te aportará aventuras inolvidables.

Escalada: no apto para los que padecen vértigo. Puede parecer una actividad peligrosa, pero si contratas los servicios de empresas responsables y con años en el sector no tiene porqué pasar nada. Es una buena opción si eres un apasionado de las alturas y quiere vivir experiencias nada comunes al día a día.

Y todo esto, cómo no, siempre en el ámbito rural, rodeado de naturaleza y con un medio ambiente más saneado que el de la ciudad.

Imagen: Ankargel